CARTA DE UN ENFERMO DE ELA

arley loaiza

El colombiano Aley Loaiza, estuvo muchos años radicado en Madrid, con el compartimos varias ruedas de prensa y eventos, pues desde su Portal Latino, brindó información y entretenimiento en esta capital.Hoy vive en Manizales, con el entusiasmo y valor que le caracterizan, nos cuenta que desde el años 2012 le diagnosticaron que padece ELA.Esta es la emotiva nota publicada en su perfil del Facebook.

“Yo vivo con el ELA (ALS) desde mayo del 2012.Gracias al desafío del cubo de hielo hoy esta enfermedad esta bajo los focos de la actualidad mundial y esto es una gran alegría para quienes, como yo, debemos vivir con la enfermedad de las mil muertes.

Cuando me diagnosticaron de Esclerosis Lateral Amiotrofica (ELA o ALS por sus siglas en ingles), en Suiza, los médicos simplemente me dijeron que no existía cura para la enfermedad y que mi esperanza de vida era de 14 a 36 meses.
La propuesta medica se limitaba a tomar Riluzole, a un control neurológico y neumológico cada 3 meses ademas de aconsejarme de buscar la ayuda de un psiquiatra y de un fisioterapeuta.
Los controles médicos eran un desastre para la moral, los doctores no trataban a una persona sino a un futuro cadáver, el psiquiatra era simpático y con la fisioterapeuta – por insistencia mía – pudimos combinar Power Plate, ejercicios y masajes
En vista de que la ciencia me había abandonado decidí hacer 3 cosas: buscar todas las posibilidades posibles de tratamiento con medicinas alternativas, ir a Colombia a despedirme de mi familia e inscribirme en EXIT (asociación suiza de ayuda al suicidio).
La búsqueda de tratamientos alternativos me llevo a la amazonia colombiana tierra del Yage y de los taitas, me hizo frecuentar médium estafadores, falsas monjas reflexologas, un medico especialista en terapia neuro-lingüística que todo lo que programaba durante nuestros encuentros era su teléfono móvil, acupunturistas del siglo XXI que cambiaron las agujas por la electro acupuntura y médicos especialistas en lucro. Pero igualmente me permitió conocer profesionales y seres humanos maravillosos como mi terapeuta cráneo sacral, mi consejera naturista o mi medica antroposofica de cabecera. De la misma forma me ayudo a reforzar los lazos con mi quiropráctica así como con mis consejeras y grandes amigas, en materia de ayurveda.
Mi viaje a Colombia me convenció de que sino quería complicar mas mi situación, con una depresión profunda, debía regresar y estar con los mios.
Hoy me desplazo con la ayuda de un caminador o en silla de ruedas, si intentara decirles todo esto con mi voz posiblemente no comprenderían mucho de mi discurso, mis manos tardan horas en escribir un texto como este y requiero asistencia para vestirme y bañarme.
Mi búsqueda de tratamientos continua y mi espíritu sigue batallando por la vida, por eso soy muy feliz al ver que esta enfermedad huérfana hace hoy la una de la actualidad.
Guardo la esperanza que esta explosión mediática se convierta rápidamente en tratamientos y terapias serias para aquellos, que como yo, tenemos fecha de caducidad.

Arley Loaiza”

1 Comment on "CARTA DE UN ENFERMO DE ELA"

  1. Enrique R.Agelan casasnovas | 2 abril, 2018 at 1:50 am | Responder

    Solo Dios sabe de fecha y hora y en españa estan probando hospital San Jose Madrid tratamiento fase 3 puede ser mas efectivo que el Radicava y hay que tener fe en Dios es el mejor medico y puede sanarte orale con fe y puedes ver resultados.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.