#CORONACRISIS #TESTIMONIOS

 

Hoy en el Cotilleo les vamos a contar como tres personas han vivido su particular y valiente batalla contra el virus que cambió nuestras vidas en solo unas semanas. A ellos queremos agradecerles estar aquí para aprendizaje y concientización de todos.

SANDRA PATRICIA PIEDRAHITA

Odontóloga

Cuarentena en su domicilio

“Los peores momentos de la enfermedad fue cuando tenia fiebre y no bajaba, me sentía muy débil no me podía ni levantar tenia inapetencia total, además diarrea y tos, el sentir todos los síntomas juntos y no saber qué hacer exactamente y además no saber si va a ir a más sin poder ser revisada por un médico por que te dicen que no salgas que te quedes en casa, además ver a tu familia enferma, a mi esposo cada día peor, es súper angustiante.

La sensación es que es difícil de controlar, ya se ha expandido mucho, aún falta muchas personas que lo van a pasar y el servicio médico se está colapsando, ya no tienen camas para las personas que llegan con Neumonía y son devueltas a casa, la UCI están a tope y a los ancianos muchas veces ya no les pasan allí por que no hay lugar, pensar en países menos preparados para esto, sin recursos y si llega y no lo manejan bien sería una mayor catástrofe, también pensar en la economía mundial y privada es un panorama muy complicado, afortunadamente a las personas de fe siempre nos viene muy bien saber que Dios tiene el control y que a pesar de todo lo que vemos al final todo estará bien…”

PEDRO PABLO TOLOZA

Locutor Deportivo

En Tratamiento Hotel Ayre Gran Hotel Colón

Hace mucho tiempo vengo padeciendo de dos patologías delicadas una es que mi cuerpo no genera las suficientes defensas y la segunda es una Diabetes tipo 1.

Por lo anterior, cualquier virus me puede atacar, mantengo controlado pero cuando hay mucho frio me jode mucho. Hace unos días me sentí mal, siempre estoy atendido en el hospital Gómez Ulla. El miércoles pasado me sentía muy débil fui donde el medico me dio la baja y me dijo que debía cuidarme mucho. Me encerré en casa en contacto con mi enfermera evitando así el contagio. Pasaron los días y estando en casa fui perdiendo fuerzas en mi cuerpo, llame a mi médico el cual me mandó hospital.

Cuando llegue me controlaron la diabetes, las defensas y nuevamente para la casa. Allí me hicieron el primera prueba del coronavirus, dio pasiva es decir que soy propenso al virus. Pasaron los días, continuaba aislado en casa pero hace dos tres días empecé a sentirme muy mal, atacandome las patologías anteriores. Espere dos días más hasta que me mandaron para el hotel Ayre Gran Hotel Colón adaptado para personas que están pasivas es decir que tenemos el virus pero no lo desarrollamos de inmediato. Aquí estoy esperando para ver cómo evoluciono, este martes me van a repetir la prueba, tengo la fe puesta en Dios y en las personas de buen corazón que están pendientes de mi.

MARISA ( Nombre Ficticio)

En cuarentena en su casa

*Los nombres se omiten porque La Fiscalía investiga la muerte de las personas en la residencia de mayores.

Mi último fin de semana trabajando, ya sabíamos que había una persona positiva que el turno de noche nos encargabamos de duchar, teníamos muchos mayores con fiebre. Me dio mucha pena ver los abuelitos sufriendo porque les faltaba la respiración, no había oxígeno para todos. El domingo la dueña dijo que el lunes llamaría a Sanidad para que se tomen las medidas de oportunas. Tuvimos que comprar nuestras mascarillas de forma individual, el lunes libramos los del turno del fin de semana, el martes Sanidad llevó mascarillas y  teníamos los guantes que nos dan en el trabajo.

Yo llame a los servicios médicos, ya estaba enferma y otros compañeros también. Me hicieron el examen, estuve con fiebre, dolor de huesos. Al día siguiente volví al ambulatorio y les dije que el paracetamol no me hace nada y mi doctora se enfadó dijo que no debía estar ahí porque podía contagiar a otras personas, aunque yo me había ido con máscara y guantes. Regreso a casa y se inicia el seguimiento, me llaman a diario, al quinto día me sentí peor, aguante todo lo que pude, pensando que era mejor estar en la casa, pero creo que fue peor. Yo hablaba con mis compañeros que también estaban de baja y decían que sentían lo mismo. Una noche sobre las 2 de la madrugada me fui al médico particular, porque empecé a vomitar sangre, me tomaron una placas, me dijeron que me dejaban ingresada porque tenía neumonía que el virus había atacado los pulmones. Me tocaron muy buenos doctores, me medicaron y me hicieron la prueba que a las 24 horas dio positivo. Antes del resultado, porque era evidente que estaba contagiada me dieron el tratamiento que están usando y fue una experiencia muy dura, me ardía el estómago, me dolía la cabeza, los ojos se me hundieron, vomitaba, se me hicieron eternos esos cuatro días. Del trabajo solo me llamaron mis compañeras interesadas por mi. La jefa que siempre está en contacto conmigo para turnos y reemplazos nunca me dejó ni siquiera un mensaje sabiendo que yo estaba en el hospital.

Gracias a Dios estoy ya en casa, me he salvado de esto, agradeciendo a los médicos por su labor. El mismo día que llegué a casa me informaron que había fallecido una compañera de trabajo.

Es muy triste que los familiares no sepan las cosas, una cosa es lo que se dice por las noticias y otra las cifras reales de contagios y fallecidos en las residencias de mayores.

 

Be the first to comment on "#CORONACRISIS #TESTIMONIOS"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*